Habrás escuchado alguna vez la palabra Utopía, para referirse a un mundo perfecto, donde todo marcha de manera ideal, un mundo casi irreal. El término proviene del griego “ou” y “topoc”, que significaban “no lugar”, es decir, lugar inexistente . Pero también existe el término contrario: la distopía, en la cual el mundo está lleno de problemas y caos, lo más lejano posible de la utopía soñada. El cine ha mostrado en diversas ocasiones estos dos escenarios.

Resultado de imagen para tomas moro

Thomas More (1527), de Hans Holbein el Joven. Frick Collection (Nueva York)

“Asesino del Futuro” (Looper, 2012)), por ejemplo, es una película que describe una sociedad imaginaria, futurista con muchos problemas, una distopía o antiutopía. Otras cintas que reflejan una distopia son: Elysium, 2013 o  la trilogía de Los Juegos del Hambre que inició en el 2012.

El termino Utopía fue utilizado por vez primera por Sir Thomas More que vivió en Inglaterra en tiempos del rey Enrique VIII. Fue abogado, político, humanista, escritor, juez de negocios civiles y Canciller del Rey.

Su obra más conocida la escribió en 1516 y es Utopía, donde describe una isla así llamada, cuya organización social, política y económica era perfecta. Allí se desarrolla pacíficamente un pueblo donde no existe la propiedad privada y los bienes y propiedades son de todos los moradores. Su gobierno es determinado por el voto popular.

Pero, ¿sabías que en México existieron algunas comunidades inspiradas en la obra de Sir Thomas More?

 

Vasco de Quiroga, abogado, juez y representante de la Corona Española en algunas negociaciones de paz, llegó a México enviado por el Emperador Carlos V, en 1531, como “oídor” (juez) de la Segunda Audiencia, para investigar los abusos y malos tratos que Nuño de Guzmán (fundador de Guadalajara, en la Nueva Galicia) estaba infligiendo a los indígenas. Éste interrogó a los indios y comprobó los delitos de Nuño de Guzmán, que fue condenado y enviado preso a España, donde murió encarcelado en 1544.

Resultado de imagen para vasco de quiroga

Al recorrer las tierras de la Nueva España, Don Vasco se encontró con huérfanos, viudas y enfermos, y compadeciéndose de ellos, decidió poner en práctica algunas ideas tomadas de Utopía, uno de sus libros favoritos. Fundó El Pueblo-Hospital Santa Fe en la ciudad de México y gracias a su empeño, se reprodujo el modelo en otros lugares del virreinato, especialmente en Michoacán. Eran comunidades pensadas para los indios más pobres, para que vivieran libres de explotación o persecuciones y les ofrecían protección, salud, educación y formación religiosa.

 

Había edificios dedicados a la enseñanza de oficios y de artesanías, además de escuela, sala de enfermos, casa cuna y hospedajes para peregrinos. Fundó también el Colegio de San Nicolás, antecedente de la Universidad de Valladolid (actual Morelia). En 1538 fue ordenado sacerdote y consagrado obispo de Michoacán, el mismo día, por Juan de Zumárraga.

Por ser un gran benefactor de los indígenas, ellos lo llamaban “Tata Vasco”. Murió a los 95 años en 1565 en Uruapan, Michoacán. Thomas More, decapitado en Londres en 1535, muere sin saber que su “Utopía” fue el germen de varias comunidades educativas en América.

 

Para leer

Vasco de Quiroga, Jurista con mentalidad secular, libro de Pablo Arce Gargollo, ediciones Porrúa, México, 2008.

 

 

Deja un comentario

*