Primero que nada habría que analizar lo que significa VER. A veces se compara la función visual con una cámara fotográfica, pero nuestro sistema visual es mucho más dinámico y complicado. Para los humanos, la visión es un proceso por el cual descubrimos a partir de imágenes lo que existe en el mundo visual, su localización y significado.

Una gran diferencia entre la imagen que proyecta una cámara y nuestra visión, es que vemos imágenes tridimensionales, con volumen y profundidad. Para lograr una visión tridimensional, se necesita que cada ojo capture una imagen nítida; al estar separados, cada ojo proyecta una imagen ligeramente diferente. Pero, si cada ojo proyecta una imagen diferente, ¿Por qué no vemos doble? Esto sucede porque la corteza visual en el cerebro fusiona estas pequeñas diferencias y las convierte en una imagen tridimensional  o estereoscópica.

Para hacer una película estereoscópica, se proyectan dos imágenes superpuestas sobre una pantalla a través de filtros polarizados. El espectador debe usar lentes polarizados, orientados de manera diferente para cada ojo. Cada filtro permite que pase la luz que está polarizada de igual manera y bloquea la que está polarizada de manera diferente. Cada ojo ve una imagen ligeramente distinta, pero su cerebro las fusiona y permite que las perciba tridimensionalmente.

No todas las personas pueden ver películas en 3D. Es necesario que cada ojo tenga una buena visión y que el cerebro haya desarrollado esta capacidad de visión binocular. Esta habilidad se puede adquirir hasta los 6 años, por lo que si hay problemas visuales que no se corrigen antes de esta edad, es difícil que en la edad adulta se pueda lograr visión tridimensional.  Por eso es conveniente llevar a los niños al oftalmólogo  a partir de un año de edad para una revisión de rutina.

 

DATO CURIOSO:
La primera película que se proyectó en 3D se llamó “The Power of Love”,  en el Hotel Ambassador de Los Ángeles en 1922. Para lograr ver el efecto estereoscópico, los espectadores usaron lentes anaglifos con una mica roja y la otra, verde.

 

Dra. Paula Morelos

Deja un comentario

*